lunes, 25 de febrero de 2008

El cardenal García-Gasco prepara 500 mártires más.

El Vaticano ha promulgado unas nuevas reglas destinadas a dejar claros los criterios para las beatificaciones y dar un mayor rigor a estos procesos. Sin embargo, el Arzobispado de Valencia asegura que es un ejemplo de rigor y continúa con su impulso al reconocimiento de los "mártires de la persecución religiosa de 1936". Tiene así más de 500 expedientes en cartera: 250 ya están en Roma.

El Arzobispado de Valencia no realizará cambios en sus planes de beatificación de "mártires de la persecución religiosa de 1936" (así los denomina formalmente). Muy al contrario. Asegura que las nuevas reglas para subir a los altares -más estrictas- presentadas el pasado lunes por el Vaticano suponen un nuevo brío para la diócesis valenciana, pues esta es un "modelo de rigor" en sus causas y como tal es considerada en la Santa Sede, afirman fuentes de la curia local. Así que los 250 expedientes de sacerdotes y religiosos muertos durante la guerra civil que ya están en Roma continuarán su trámite de manera normal. Y aún hay más. La diócesis prepara sin ninguna alteración otros 250 casos de mártires de 1936 (como mínimo, precisan las fuentes) que están en fase de estudio todavía en Valencia.

La posición es expresada con firmeza en el entorno del cardenal, Agustín García-Gasco. El fundamento de esta convicción es que el delegado diocesano para las Causas de los Santos, Ramón Fita, acaba de regresar del Vaticano y lo que ha recibido son parabienes por el "rigor" de la documentación que llega desde Valencia sobre nuevas canonizaciones.

Las nuevas disposiciones profundizan en esa línea del rigor, pero no significan ningún "cerrojazo", agregan las fuentes citadas. Van orientadas especialmente, según esta interpretación, a exhortar a las diócesis de zonas con pocos medios (las de África) a que documenten bien las causas, algo que les es más difícil por la carencia de recursos técnicos y de personal preparado. De ahí, subrayan, el énfasis en el uso de grabadoras y ordenadores para archivar los testimonios sobre los aspirantes a santos.

Las nuevas disposiciones, presentadas el lunes por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal José Saraiva Martins, hablan de que los expedientes se abran sólo cuando haya verdadera fama espontánea de santidad de los elegidos. Sin embargo, estos criterios, que inciden también en la tecnificación de la recogida de testimonios y pruebas, "en absoluto afectan a lo que se hace aquí", sostienen fuentes oficiales del arzobispado. "Más bien -añaden-, suponen un impulso, porque se nos considera un ejemplo".

La Iglesia valenciana es pionera en beatificaciones masivas de víctimas de la guerra civil. Un total de 233 fueron elevadas a los altares en 2001 en una ceremonia en la plaza de San Pedro del Vaticano presidida por Juan Pablo II y con presencia de las autoridades políticas valencianas del momento.

El arzobispado se adelantó así en más de seis años a la Conferencia Episcopal Española (CEE), que el pasado mes de octubre celebró en Roma la beatificación de 498 religiosos y seglares "muertos por la fe" durante la guerra civil. Entre ellos había 17 nacidos en la Comunitat Valenciana, aunque fallecidos en otras diócesis (por ello no forman parte de las causas iniciadas en Valencia).

La polémica no ha variado tampoco la actitud del cardenal García-Gasco y la jerarquía valenciana sobre este asunto. La decisión de dedicar a los mártires el mejor de los nuevos templos que el arzobispado proyecta (en una de las antiguas naves de Cross, junto a la emblemática Ciudad de las Artes y las Ciencias) ha suscitado una notable reacción política y ciudadana, sustanciada en más de 4.000 cartas contra la iniciativa enviadas a las autoridades.

Sin embargo, el arzobispado, que ya abrió en 2004 el proceso de canonización de otros 250 religiosos, ultima otra causa de un volumen similar. Saraiva Martins no es ajeno a la realidad valenciana: el pasado 10 de diciembre visitó la ciudad para participar en unas jornadas del CEU-San Pablo.

www.levante-emv.com